Reseña novela ‘Patria’. Autor Fernando Aramburu. Por escritora Aline R. Fagundes

Referencias Bibliográficas:

Fernando Aramburu. Patria. Madrid. Tusquets editorial. 1 edición septiembre 2016. 21 edición agosto 2017. 646 páginas.

¿Quién es Fernando Aramburu?

Narrador, poeta y ensayista español nacido en San Sebastián en 1959. También ha cultivado el género del aforismo, especialmente en las páginas del diario El País.

Nació en una familia obrera que, en sus propias palabras, “chorreaba modestia por todas partes”. Es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Zaragoza y trabajó en revistas impulsando la cultura. En 1985 se trasladó a Alemania donde fue profesor de español para hijos de inmigrantes en el estado de Renania del Norte-Westfalia, al oeste del país, pero abandonó la docencia en el año 2009 para dedicarse exclusivamente a escribir.

Participó en su ciudad natal, en la fundación del Grupo CLOC de Arte y Desarte, que entre 1978 y 1981 editó una revista e intervino en la vida cultural del País Vasco, Navarra y Madrid con propuestas de índole surrealista y acciones de todo tipo caracterizadas por una mezcla particular de poesía, contracultura y sentido del humor. Experiencia que posteriormente se verá reflejada en su primera obra.

Como novelista, se dio a conocer con Fuegos con limón, en 1996. Su novela El trompetista del Utopía (2003) fue adaptada al cine por Félix Viscarret, con el título Bajo las estrellas, y ganó dos premios Goya.

Como poeta ha publicado varios poemarios bilingües, en español y euskera, tales como Ave Sombra (Itzal Hegazti, 1981) o Bruma y conciencia (Lambroa eta kontzientzia, 1993).

Su mayor reconocimiento ha venido con la antología de cuentos Los peces de la amargura (2006), en que habla de las víctimas del terrorismo separatista vasco de la banda ETA. Este libro le valió el Premio Dulce Chacón de Narrativa Breve y el Premio Real Academia Española. En 2011 recibió el Premio Tusquets de Novela por Años lentos (2012).

En 2016 Aramburu publicó Patria que obtuvo tremendo éxito entre el público lector y  críticos literarios, y además logró el Premio de la Críticas y el Premio Francisco Umbral al Libro del Año en el 2017.

Obtuvo también el Premio Nacional de Narrativa 2017, otorgado por el El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España, gracias a “la profundidad psicológica de los personajes, la tensión narrativa y la integración de los puntos de vista, así como por la voluntad de escribir una novela global sobre unos años convulsos en el País vasco”.

Sobre la obra:

2 familias de un pueblo vasco, muy amigas:

Bitori, Txato y sus dos hijos, Nerea y Xavier

Miren, Joxian y sus tres hijos, Joxe Mari, Gorka y Arantxa.

Guillermo, marido de Arantxa, con el que tuvo dos hijos: Endika y Ainhoa.

El primer capítulo empieza con el alto al fuego de ETA y con el motor esencial de la trama: la voluntad de la viuda de un industrial asesinado por la banda que decide regresar a su pueblo, donde todos los vecinos se conocen, para descubrir quién disparó a su marido.

Bitori y Miren, amigas de toda la vida, rompen su íntimo lazo de amistad a causa de sus diferencias ideológicas. La primera perdió el marido a manos de ETA, y la segunda por ser, sobre todo, madre de un integrante de dicha banda y por creer con ahínco, incluso más que su propio hijo, en la causa por la que él lucha.

La trama transcurre desde mediados de los 80 hasta poco después del alto al fuego de la banda terrorista, alrededor del año 2011. Gran parte transcurre en el país vasco, entre el pueblo de origen de las familias, pero hay diferentes capítulos donde ocurre en Zaragoza, Burgos e inclusive en Alemania.

La preponderancia emocional de las dos matriarcas, de sus necesidades y visiones, es característica y actúa como amalgama del rompecabezas. Los demás personajes viven como satélites alrededor de dichas matriarcas.

Notoria es la influencia de la experiencia personal del autor en este escrito: la juventud vivida en San Sebastián en la época del conflicto armado, su dominio de costumbres locales y de la complejidad de carácter de sus gentes. Fernando Aramburu, en alguna que otra entrevista brindada, se sinceró al afirmar haber tenido ‘ojos empañados al escribir algunos capítulos’.

Además basta echar un vistazo a su biografía artística para que uno se de cuenta de que el tema ‘terrorismo vasco’ es recurrente en su obra.

No es una novela histórica, aunque abarque un tema histórico. Se trata de un proyecto artístico, donde el lugar y época son fundamentales para el desarrollo de la trama.

La relación tiempo/espacio vertebra la novela. Interesante tensión en la percepción entre lugar y espacio (lugar físico y lugar psicológico), experimentada a través de los personajes.

El tiempo cosmológico no es lineal, sino que presenta saltos al pasado y al futuro (temporalidad doble)

Reseña:

Patria no te deja indiferente.  Todos los personajes son protagonistas y la exploración de sus conflictos internos, a través de las relaciones que mantienen entre sí, dan profundidad a los mismos. Llegas a conocer sus puntos de vista, a veces a identificarte con ellos, y a comprender mejor sus ideas y postura frente a un tema tan delicado como es el sentimiento independentista. No hay buenos ni malos, blanco o negro, sino multitud de colores que representa la complejidad del ser humano.

Algunos lectores afirman que se podría haber escrito una novela integral sobre cada uno de los personajes (spin off).  Considero acertada la apreciación, ya que se explora con superficiales detalles la repercusión emocional del asesinato del industrial – la pérdida del marido, el padre, el gran amigo- en cada uno de los protagonistas.

La especial atención del autor en el uso del lenguaje, de localismos, en la misma construcción de los diálogos y en la descripción de escenas cotidianas,  le dan a la trama ritmo y consistencia a los personajes: sus actividades/intereses, decisiones, silencios, errores gramaticales, dejes, todo nos cuenta muy bien quiénes son.

El juego narrativo es curioso: como si el texto llamara a las diferentes voces puntualmente, a veces al narrador omnipresente, a veces a algún personaje/protagonista, lo cual mantiene la atención del lector y ayuda a dar dinamismo a la obra.

Todos son víctimas de la manipulación de una ideología totalitaria: los asesinados, los propios terroristas y los vecinos de todo un pueblo. No existe auténtica libertad, de expresión, pensamiento o acción, cuando se vive sometido a la violencia derivada de la imposición de ideas.

Los jóvenes son víctimas del adoctrinamiento y muchos ciudadanos creen en la lucha como forma identidad propia. Como pasa con todas las ideas, cuando llevadas a la práctica, aunque persigan un ‘bien’ común, siempre terminan siendo interpretadas individualmente y por lo tanto se fragmentan en trozos de entendimiento.

Un ejemplo notorio de lo citado es la figura del empresario asesinado en cuestión: un euskaldun en toda regla, que habla euskera de forma cotidiana, industrial empleador de muchos vascos, amigo cercano de las familias de un pueblo vasco, poseedor de unas señas de identidad, en definitiva, muy claras, y que no fueron suficientes sin embargo para evitar que fuese blanco de la banda terrorista.

Y esa falta de libertad es el lei motif, la nota mayor a lo largo de toda la partitura narrativa; está presente en la esfera macro y micro, en el entorno social, familiar y hasta en las experiencias emocionales de los protagonistas.

Es también una historia sobre el perdón. El perdón del otro y el perdón hacia uno mismo. El deseo de la viuda es descubrir quien fue el asesino de su marido para alcanzar la paz, encontrar algo de consuelo en el perdón, en un perdón íntimo, cara a cara; nunca un perdón televisivo.

Como es sabido, el movimiento independentista vasco fue un movimiento nacionalista.

Según los historiadores la semilla del nacionalismo español nació justo después de la Constitución de 1812, de la institución de las Cortes de Cádiz y del Estado español como tal. Nació pues de un concepto romántico de la época, que abogaba por la defensa de las costumbres de un territorio, con el fin de llamarlo Patria.

 

Advertisements

Reseña libro ‘Tiempos Difíciles’. Autor Charles Dickens. Por Aline R. Fagundes

Referencias Bibliográficas:

Charles Dickens. Tiempos Difíciles. Madrid. Alianza editorial. 2015. 456 páginas.

El presente volumen es la traducción del inglés de José Luis López Muñoz. 2010.

¿Quién fue y sigue siendo Dickens?

charles-dickens

‘Nadie que alivie los males de otros es inútil en este mundo’ – frase de Dickens.

(Portsmouth, Reino Unido, 1812 – Gad’s Hill, id., 1870) Escritor británico.

Nació el 7 de febrero de 1812, en Portsmouth, en el seno de una familia humilde.

Hijo de John Dickens, oficinista de la Pagaduría de la Armada en el arsenal del puerto de Portsmouth, y de Elizabeth Barrow. Pasó la mayor parte de su infancia en Londres y Kent, lugares que aparecieron con frecuencia en sus obras.

Comenzó a asistir a la escuela a los nueve años de edad, pero sus estudios quedaron interrumpidos cuando su padre, pequeño funcionario, fue encarcelado en 1824 por no pagar sus deudas.

Con once años tuvo que ponerse a trabajar en la empresa londinense Warren’s boot-blacking factory, una fábrica de betún para calzado, ubicada cerca de la estación ferroviaria Charing Cross.

Esta experiencia, que más tarde describiría en su novela David Copperfield (1849-50), le produjo una sensación de humillación y abandono que le acompañó durante el resto de su vida.

Entre 1824 y 1826 asistió de nuevo a la escuela, aunque la mayor parte de su educación fue autodidacta.

En 1827 consiguió un trabajo como secretario legal y, tras estudiar durante un breve periodo de tiempo el oficio, se convirtió en periodista en el Parlamento.

Para entonces ya estaba trabajando como reportero en una publicación de su tío, The Mirror of Parliament, y para el periódico liberal The Morning Chronicle.

En diciembre de 1833, publicó, bajo el seudónimo de Boz, la primera de una serie de originales descripciones de la vida cotidiana de Londres en The Monthly Magazine, revista que editaba su amigo George Hogarth.

El éxito de este libro, titulado Los apuntes de Boz (1836), le animó a preparar una colaboración similar, esta vez con el artista Robert Seymour. Cuando Seymour se suicidó, otro artista, H. K. Browne, apodado Phiz, realizaría más tarde muchas de las ilustraciones de los últimos trabajos de Dickens.

Ya casado con Catherine Hogarth, hija del director del Morning Chronicle, disfrutó de la difusión realizada por este periódico, entre 1836 y 1837, del folletín de Los papeles póstumos del Club Pickwick, y los posteriores Oliver Twist y Nicholas Nickleby.

papeles postumos PickWick Dickens

La publicación por entregas de prácticamente todas sus novelas creó una relación especial con su público, sobre el cual llegó a ejercer una importante influencia, y en sus novelas se pronunció de manera más o menos directa sobre los asuntos de su tiempo.

Con el tiempo evolucionó desde un estilo ligero a la actitud socialmente comprometida de Oliver Twist.

oliver twist

Sus primeras novelas le proporcionaron un enorme éxito popular y le dieron cierto renombre entre las clases altas y cultas, por lo que fue recibido con grandes honores en Estados Unidos, en 1842; sin embargo, pronto se desengañó de la sociedad estadounidense, al percibir en ella todos los vicios del Viejo Mundo. Sus críticas, reflejadas en una serie de artículos y en la novela Martin Chuzzlewit, indignaron a los estadounidenses y la novela supuso el fracaso más sonado de su carrera en el Reino Unido. Sin embargo, recuperó el favor de su público en 1843, con la publicación de Canción de Navidad, un clásico de la narrativa infantil.

La miseria que padeció en su infancia fue el principal cimiento de gran parte de sus escritos, en donde de manera realista y con un tono agridulce, satírico, destaca por el retrato y denuncia de la situación y ambientes de las clases más desfavorecidas en la sociedad victoriana.

Entre sus obras más representativas se encuentran Casa desolada (1852-1853), La pequeña Dorritt(1855-1857), Grandes esperanzas (1860-1861) y Nuestro amigo común (1864-1865). Otras obras destacadas son Oliver Twist (1837-1839), La tienda de antigüedades (1840-1841), Barnaby Rudge(1841), Martin Chuzzlewit (1843-1844), Dombey e hijo (1846-1848), Tiempos difíciles (1854), Historia de dos ciudades (1859) y El misterio de Edwin Drood, que quedó incompleta.

También escribió cuentos, uno de los más famosos es “El Guardavía” (1866).

A pesar de los diez hijos que tuvo en su matrimonio con Catherine, las crecientes dificultades provocadas por las relaciones extramatrimoniales de Dickens condujeron finalmente al divorcio en 1858, al parecer a causa de su pasión por una joven actriz, Ellen Teman. Dickens hubo de defenderse del escándalo social realizando una declaración pública en el mismo periódico.

El 9 de junio de 1865 sufrió el famoso choque ferroviario de Staplehurst, en el cual los siete primeros vagones del tren cayeron de un puente que estaba siendo reparado. El único vagón de primera clase que no cayó fue en el que se encontraba Dickens.

gads-hill-place-5

Adquirió la casa donde había transcurrido su infancia, Gad’s Hill Place, en 1856, y la convirtió en su residencia permanente. Y aquí fue donde murió, en Higham, Kent, Inglaterra, el 9 de junio de 1870 tras sufrir una apoplejía y fue enterrado cinco días más tarde en la abadía de Westminster.

Sobre la obra:

Es importante recordar que Dickens, aún niño, para pagar deudas de su padre, trabajó en una fábrica de betún para calzado y se quedó tan sumamente impactado por las condiciones infrahumanas que padecían los trabajadores del mundo industrializado victoriano, que los sentimientos de humillación y abandono lo acompañaron y estuvieron presentes como leimotiv en mucha de su extensa obra.

Coketown, ciudad ficticia, prósperamente industrial y humanamente perversa, es en donde se desarrolla la trama.

El señor Thomas Gradgrind padre, comerciante al por mayor de ferretería, ya retirado. Su mujer, la señora Gradgrind, persona de pocas luces. Sus hijos, Tom, un galopín malintencionado y Louisa, niña reflexiva, considerada por su padre el mayor de sus logros, el signo vivo de la eficiencia de su visión educativa.

El señor Josiah Bounderby,   presuntuoso y mezquino empresario, posteriomente marido de la hija del señor Gradgrind. La señora Sparsit, ama de llaves del banco del señor Bounderby.

La señora Pegler, anciana misteriosa, que visita Coketown anualmente.

Stephen Blackpool, operario honrado y trabajador. La señora Blackpool, esposa del anterior, mujer borracha y disoluta. Rachel, amiga y compañera de Stephen.

James Harthouse, amigo del señor Gradgrind, hombre ambicioso y mercantilista.

Cecilia Jupe (Sissy) hija del signor Jupe, payaso del circo Sleary, alumna de la escuela del señor Gradgrind.

El conflicto central de la trama reside en el robo que sucede en el banco del señor Bounderby.

Reseña:

Tiempos difíciles es en numerosos aspectos un ejemplo clásico de distopía, como Mundo Feliz  (Huxley) o 1984 (Orson Wells). Representa una sociedad futura, ficticia y negativa para el ser humano, construida por Dickens en pleno auge industrial victoriano.

Para imaginarnos al señor Thomas Grangrind, podemos pensar en la anécdota de Sir Philip Sidney en Defensa de la poesía en la que se cuenta cómo aquel astrónomo teórico estaba tan inmerso en la contemplación del cielo que se cayó en una zanja.  Se trata de un hombre que rige su vida y la educación de sus hijos (que estudian en una escuela de su propiedad) de acuerdo a hechos y estadísticas. No hay lugar para la imaginación, ya que no se puede medir o contabilizar como él cree poder hacer con la compleja naturaleza humana. Es un padre que sencillamente quiere a sus hijos y se equivoca.

Sus hijos, Tom y Louisa, dos criaturas alienadas, alimentadas con la dieta de la no imaginación, son incapaces de cuestionar o siquiera lidiar con sus propios valores morales, y menos aún, encontrar para sus inquietudes profundamente humanas, emocionales, nombres y formas de expresión adecuadas.

La figura decadente de la señora Sparsit, soporte nada incondicional del fornido  y egocéntrico empresario, Bounderby, es la máscara perfecta de la hipocresía, el símbolo de la dignidad recreada en base a vagas adulaciones y palabrería en lugar de en sentimientos honestos. Más bien ausencia de dignidad, perdida irrevocablemente junto a las comodidades de su anterior status quo aristocrático.

La señora Sparsit es el lado femenino del señor Bounderby. Hay competencia y animosidad entre ellos,  bajo el velo del servilismo y la exaltación del ego. Su relación es meramente transaccional; clave para el desarrollo de la trama.

El señor James Harthouse es otra reja que se abre en la cárcel de Louisa. Ésta le deposita su confianza y se enamora de él. O al menos eso cree. No sabe lo que es el amor; no sabe descifrar sus emociones.

La llegada de Sissy a la familia Grangrind es un rayo de luz esperanzador que adentra en el oscuro y triste mundo de Louisa. Se hacen amigas y confidentes. La ignorancia numérica de Sissy es inversamente proporcional a su sabiduría emocional.  Sissy, dentro de su humilde condición, comienza a brindarle algunas de las importantes respuestas existenciales que Louisa buscaba.

Otro personaje central es el honrado obrero, Blackpool. Igual que Sissy, él, dentro de su ignorancia académica, cuenta con sabiduría natural y con una enorme coherencia moral que, pese a ser cuestionada por todos, inclusive por sus propios compañeros obreros, se mantiene intacta a lo largo de la trama.

Sissy es la embajadora de todo lo que significa el circo de equitación Sleary. El circo es el contrapunto a ese mundo numérico y vacío, porque es libertad, vitalidad e imaginación.

Más que presentar un remedio específicamente político y social a la distopía de Coketown, Dickens se contenta con retratar el comportamiento humano que, si se respeta, desembocará en una especie de utopía, porque abrirá la puerta al reino de Dios aquí en la tierra.

También busca denunciar otra gran injusticia: todo el sistema social es una cuestión de interés personal; la existencia de toda la humanidad tenía que funcionar, sin excepciones, según una transacción de intereses. No cabe en esta ecuación conceptos tales como compasión, abstracción o simple bondad. Y la injusticia de ese sistema social se extiende desde las condiciones económicas hasta las mismas leyes elementales de derechos humanos aplicadas, como ser inocente hasta que se demuestre lo contrario.

‘Enséñame un obrero insatisfecho, que le mostraré un hombre dispuesto a hacer cualquier maldad’ – frase de Bounderby acerca de sus sospechas sobre el honrado obrero Blackpool.

Al escribir esta reseña y rememorar las denuncias de Dickens, yo me pregunto:

¿Qué es lo que le brinda felicidad al hombre? Nuestro sistema de detención de verdades,  en algunas manos poderosas, con fines transaccionales, ¿nos brinda lo que necesitamos para ser felices?

Novela ‘Amores Septuagenarios’. Autor Amando de Miguel

Una bella historia de amor de dos ancianos que enfrentan los obstáculos presentados por su propia familia, por su condición de salud, y las demás circunstancias que tratan de impedir el desarrollo de su relación afectiva. Son juzgados y castigados por su entorno debido a que aún disponen de ilusión romántica y todavía rescatan su espíritu infantil pese al cuerpo debilitado.

Una novela ligera que apunta un problema social- la soledad de los mayores en España-describe con maestría la comunidad de Madrid y evoca el pasado de los personajes en su justa medida, con el afán de fundamentar sus caracteres y su posición frente al conflicto. Conflicto que se mantiene vivo hasta el final, así como la duda sobre el futuro de esta tierna relación septuagenaria.

Novela ‘Todos los Nombres’. Autor José Saramago

José es un funcionario aplastado por la burocracia de la Conservaduría General del Registro Civil y por su aburrimiento existencial. Es un rehén de otros nombres, otras vivencias, de personas vivas o muertas, que busca emociones ajenas que enriquezcan su vida. José, gracias a una tarjeta mal ubicada en el registro, decide emprender una cruzada para localizar a una mujer determinada. Desea saber todo sobre la vida de la mujer desconocida, amparado por una suerte de amor platónico que desarrolla a través de sus descubrimientos.

En la novela Saramago satiriza sobre las diferencias entre la vida y la muerte: todos nuestros nombres tienen un espacio vitalicio en el Registro Civil o en el cementerio. Si bien nadie puede garantizar que los nombres que constan en las tarjetas de cartón o en las lápidas de mármol sean los correctos, que no hayan sido cambiados por error o majadería, o que no se hayan extraviado en la vorágine del olvido cotidiano.

 

Novela Resurrección – Autor Tolstoi

Qué pedazo de experiencia. Ya no se trata del legítimo disfrute de buena lectura… Este libro te hace cuestionar las bases del concepto de Justicia. Terrenal y divina. Cuestiona sobre todo nuestra capacidad de aplicar la justicia sin corromperla y nos muestra una realidad muy distinta a los ideales pregonados, ajena al fundamento de las leyes, incluso ajena al propio acervo moral.

Habla de sacrificios por amor. Habla de la hipocresía social. Cuenta la jornada de Nejludov, un aristócrata frívolo que, frente a un acontecimiento particular, empieza a experimentar un conflicto moral que lo llevará a transformar su vida.

A WordPress.com Website.

Up ↑